En septiembre, la venta de autos usados cayó un 20 por ciento en La Matanza

En la provincia de Buenos Aires el patentamiento de rodados bajó 15,8 por ciento, en relación a igual mes del año anterior. En tanto, los comerciantes locales sostienen que la caída resultó más abrupta en el Distrito.

De acuerdo al informe mensual de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), en septiembre, la venta de autos usados en la Argentina cayó un 18,76 en relación al mismo mes del año anterior; lo que significa que se transfirieron unas 136.112 unidades, frente a los 167.542 vehículos comercializados en el noveno mes de 2015.

De este modo, el sector acumuló una baja anual del 15,27 por ciento para los primeros nueve meses del año, con unos 1.117.119 vehículos usados comercializados en las agencias. Mientras, en la comparación mensual, se registró una baja del 2,52 por ciento en septiembre respecto a agosto.

“Las ventas venían cayendo desde hace varios meses; pero septiembre resultó ser el mes más bravo de todos”, sostuvo Brasco.

La caída en este mercado también se sintió en las provincias y los distritos más populosos del país: en Buenos Aires, la disminución interanual se estableció en un 15,88 por ciento; en tanto, en La Matanza –de acuerdo al relevamiento realizado las concesionarias del Distrito, la caída promedió el 20 por ciento, en las localidades del municipio.

Un mal año comercial para las concesionarias

De recorrida por las principales agencias de compra venta de usados del municipio más poblado del país, El1 Digitaldialogó con Daniel Brasco, propietario de un local en Rafael Castillo, que confirmó el porcentaje de la caída en las ventas de rodados usados. En ese contexto, el vendedor precisó: “Los patentamientos venían descendiendo desde hace varios meses; pero este mes resultó ser el más bravo de todos”.

Para el agenciero de autos -con una trayectoria en el rubro que supera los treinta años- hasta el primer trimestre del 2017 “no cree que las operaciones comerciales se reactiven” en este segmento. Al respecto consideró: “La situación es preocupante porque el mercado está muy parado. Habitualmente se acercan 10 ó 15 personas diariamente a preguntar por los modelos que tenemos en venta y, actualmente, con suerte se acercan cuatro interesados 4 interesados por día”.

“Lo que ocurre es que la gente no tiene plata. Además, tampoco ayudan al sector las promociones vigentes para las ventas de autos cero kilómetros. Estas resultan muy atractivas por las bonificaciones y el plazo de financiamiento. Esto nos resta potenciales compradores. Aunque pongas los automóviles a un precio más barato no se venden”, evaluó Brasco.

Otras localidades, el mismo panorama

Mientras, en otra de las agencias consultadas de Gregorio de Laferrere, los comerciantes sostienen que el mercado prácticamente no ha tenido movimiento en lo que va del año. En ese sentido, Sergio Tomaselli afirmó: “La Matanza no está ajena a la situación que padece el país. El mercado automotor está en crisis como todos los sectores productivos de la Argentina”.

Según el agenciero, en los años anteriores, a los trabajadores les sobraba un pequeño porcentaje de sus salarios que lo invertía en actualizar el modelo de su vehículo. No tenían temor en suscribirse a un plan de financiamiento porque no había inflación y tenían la certeza de que lo podía afrontar. Y agregó: “Ahora, a la clase obrera le falta tres mil o cuatro mil pesos para llegar a fin de mes”.

Finalmente, el panorama en Isidro Casanova tampoco es alentador. En varias de la concesionarias consultadas, sus propietarios coincidieron en afirmar: “Todo el año fue parejo: hubo muy pocos patentamientos. Desde principios de 2016 las ventas vienen cayendo como de un tobogán. No hay ingresos pero las concesionarias igual tenemos que afrontar los gastos todos los meses por igual, sin excusas. Esperamos que en los últimos meses del año se produzca un repunte en la actividad”.

Fuente: El1 digital