Empresarios y gremialistas debaten por posible aumento de precios en combustibles

Desde el sindicato de los surtidores sostienen que una nueva suba impactará “negativamente” en el mercado interno. Mientras, los representantes de las cámaras afirman que la “rentabilidad es nula”. Polémica por el cierre de las estaciones de servicio.

El Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía (FETERA), José Rigane, advirtió a los propietarios de estaciones de servicio que “una nueva suba” -sumada al 31 por ciento aplicada a lo largo de 2016- impactará “negativamente” en el mercado interno. Según planteó, el incremento solamente beneficiará a las petroleras.

En ese contexto, el además Secretario Adjunto de la CTA Autónoma indicó: “Los trabajadores del sector petrolero no podemos caer en la trampa de ser funcionales a las multinacionales que acostumbran a amenazar con el cierre de los puestos de trabajo y la desactivación de pozos petroleros para obtener beneficios que sigan llenando sus rentabilidades extraordinarias”.

En el Conurbano han cerrado 50 estaciones de servicio; dejando a unas 500 personas en la calle”, lamentó García.

En esa misma línea, Rigane precisó que, desde agosto último, el nivel de consumo general cayó alrededor de un 10 por ciento. Por eso, si se aplica un nuevo incremento de combustibles líquidos contribuirá a que se dispare nuevamente la inflación.

A su vez, remarcó que en la Argentina se pagan “las naftas más caras del mundo”. Finalmente, consultado sobre la crisis en el GNC, a partir de los cambios tarifarios, sostuvo que “que hay una política muy clara que no toma al gas con un criterio de derecho humano”.

La otra mirada
Por su parte, el presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes (AESI), Manuel García, aseguró a El1 Digital que se trata de una situación muy compleja y que esperan alguna intervención por parte del Gobierno en esta problemática. “Un aumento implica una baja en el consumo -algo que no deseamos- pero la rentabilidad del sector en esos momentos es nula. Se necesita subir los precios”, expresó.

En ese sentido, el empresario subrayó que la rentabilidad es nula en este segmento productivo. A su vez, los gastos operativos y logísticos aumentan constantemente de manera vertiginosa. Y agregó: “A estos egresos hay que incorporarles la carga impositiva y, además, el aumento de sueldo acordado en la última paritaria, que representa una suba del 18 por ciento a partir de este mes”.

“Junto con el consumo de las naftas y del gasoil, también bajaron las ventas de GNC. El aumento del 500 por ciento en las estaciones de servicio rompió con el esquema de rentabilidad. A esto se suma que las empresas aprovisionadoras han acortado el plazo de pago agudizando aun más la crisis. En el Conurbano, desde mayo hasta la fecha, han cerrado 50 estaciones de servicio; dejando a unas 500 personas en la calle”, lamentó García.

Fuente: El1 digital